Turismo y viajes en Internet
 
        
GUÍAS   FOTOS   VÍDEOS   NOTICIAS
 
portada

Comunidad Valenciana
Alicante - Xábia, sublime e inmensa
Mundo España Comunidad Valenciana Alicante Xàbia

Un lugar donde disfrutar de la cultura mediterránea, enclave privilegiado a orillas del mar y rodeado de sus playas, gente, cultura, fiestas y gastronomía.


artículo
  fotos   vídeos   opiniones  
       

comunidad valenciana, alicante - xábia, sublime e inmensa

XÀBIA, sublime e inmensa. Así de impactante resultó la primera imagen que pergeñó Joaquín Sorolla cuando descubrió a finales del siglo pasado este privilegiado rincón de la Costa Blanca. Y así se desenvuelve todavía hoy xàbia, preñada de historia, aferrada a sus costumbres marítimas y, sobre todo, orgullosa de ser uno de los escenarios naturales más singulares del litoral mediterráneo.

Xàbia abraza el mar con sus cabos de la Nau y Sant Antoni, lo esconde con mimo en la Granadella y en las cuevas, mece sus aguas en el Arenal y, cuando es necesario, se enfrenta a él desde los atrevidos cabos Negre y Prim. Tan emotiva relación, que impregan la vida cotidiana de sus ciudadanos y de quienes la visita, es observada con quietud y autoridad por el montgó, parque natural de especial protección, situado a poco más de 700 metros sobre el nivel del mar. Es desde su cumbre, desde la gran cruz de Xàbia, desde donde se atisba el universo creado por la Naturaleza.

"Es el sitio que soñé siempre, Mar y Montaña, pero ¡qué mar!". Sorolla interpretó la escena con su personal maestría en numerosas ocasiones, pero no tuvo que inventar porque, como en tantas otras, la realidad supera la ficción. En Xàbia se dan cita como en muy pocos lugares la luz del Mediterráneo y la Naturaleza todavía libre, con su mar abierto, en una comunión de colores ocres, verdes y azules, imaginada paleta del pintor.

Un paraíso con vistas de Sant Antoni a La Nau

De Sant Antoni a La Nau. De la Granadella a la Barraca. Del Arenal a Ambolo. Del Montgó al Mediterráneo. Xàbia son cabos, son calas, son playas, es, en definitiva, Naturaleza, un medio natural singular por su distinta morfología, que convierte el mar en un sinfín de experiencias frente a la costa, plana o escarpada y siempre observada desde esos ojos urbanos que, como escondidos y expectantes, observan desde el interior de la montaña. Xàbia abre su interior al mediterráneo, que ha pergeñado con sus acometidas y sus remansos el peculiar escenario natural de la costa.

La montaña

Mientras, el parque natural del Montgó, atalaya monumental, disfruta de las intensas y emotivas relaciones entre tierra y agua, la imaginación y la capacidad de sorpresa permiten todavía hoy diseñar rutas naturales, semidesconocidas, sobre el mar o penetrando en la montaña y recorriendo los vericuetos de los cerros, en busca de la mejor perspectiva, de la más singular combinación de colores.

El Montgó es la gran guía de Xàbia. Alcanzar la localidad, desde la carretera nacional 332 o desde la autopista A - 7 supone seguir el discurrir del peñasco. Para acceder a su cima es necesario llegar a la carretera Xàbia-Dénia. Un sinuoso camino será la primera pista de la ascensión. Descubrir el Montgó erá una experiencia que habrá que disfrutar a pie. La vista no perderá la cima, a 753 metros de altitud. Continuos cambios de vegetación nos llevarán hasta la penya Roja, una pared caliza y punto intermedio del ascenso. A partir de este lugar, la vista no es capaz de abarcar todo el paisaje, desde el Peñón del Fach y la Serra Gelada, en el Sur, hasta la sierra de Segaria y el golfo de Oliva, al norte, pasando por el Coll de Rates y Aitana, al Oeste, y la costa de Xàbia e incluso la isla de Ibiza, al Este.

Si el Montgó domina la bahía, la Granadella, en la zona más meridional del municipio, la esconde. Es la gran reserva natural de Xàbia. Esta cala, en cuya colina sobreviven restos de un castillo del siglo XVIII, se alcanza a través de una derivación de la carretera del Cabo de La Nau. Sus espectaculares barrancos conducen a una pequeña playa, en el fondo de la cala, que es uno de los escenarios privilegiados del litoral de Xàbia.

El Montgó
El Montgó se eleva imponente sobre el valle de Xàbia. Su cima sobrepasa los 700 metros de altitud. A sus pies acoge uno de los parques naturales más bellos e interesanes de la Comunidad Valenciana.

El mar

Xàbia no se entiende sin sus cabos, desde Sant Antoni a La Nau, pasando por Prim, Sant Martí y Negre. El primero de ellos, con una orientación Norte-Noroete, no sólo apunta al mar, sino que lo protege en su reserva marina. El cabo de Sant Antoni es el final interrumpido bruscamente de la base del Montgó, que alcanza el Mediterráneo con acantilados que llegan a 160 metros de altura. El faoro, que puede observarse desde 42 millas de distancia y se eleva a 142 metros de altura, es una magnífica excusa para la excursión hasta Sant Antoni. Si este cabo recoge el Montgó, el de La Nau se atreve con el mediterráneo. Es el extremo más sobresaliente de toda la costa y señala la delimitación de los golfos de Valencia y Alicante.

Mientras la Granadella guarda celosamente sus encantos naturales, la costa de Xàbia no deja de sorprender. Camino de La nau desde Sant Antoni aparece el cap Prim, espacio ideal para el paseo. Emerge la isla del Portitxol, alegoría de la barcaza varada, incapaz de superar los atrevimientos de la costa. Irrumpe el cap Negre y, tras cruzar La Nau, se alcanza una nueva isla.

La playa más característica es la del Arenal, uno de los principales atractivos turísticos de Xàbia, situada entre las partidas del Muntanyar. En su extremo sureño se halla la Punta del Arenal, donde ahora se alza el Parador de turismo. Es la playa más frecuentada y la zona costera más accesible. Otras playas, bien de grava o de roca, son las del Tangó, junto al cabo de Sant Antoni; y la de la Grava, al lado del puerto y junto a la playa del Benissero.

Miradores para el recuerdo

Xàbia observa la mar y lo hace de muy diferentes formas. Por ejemplo, desde doce escenarios, que se han preparado y señalizado convenientemente para el deleite y contemplación.

Se trata de los Miradores. Comienzan en los molinos, hoy en desuso y sin aspas que se hallan en les Planes, en las estribaciones del Montgó. Conforman un atractivo más de la localidad, levantados a partir del siglo XIV y que, alguno de ellos, será restaurado para potenciar su interés turístico. De Norte a Sur, los balcones alcanzan privilegiadas atalayas como el cabo de Sant Antoni, la punta de L´Arenal (antigua factoría de salazones, de época romana), la Séquia de la Nòria, la Cala Blanca, el Portitxol, La Falzia, el cap Negre, el cap de La Nau, les Pesqueres, Ambolo y, por útlimo, la singular Granadella.

Un viaje a través de las culturas

Xàbia emana por sus cuatro costados la herencia de las culturas que la han poblado. Desde épocas remotas de la prehistoria existen restos arqueológicos, como se demuestra con los hallazgos de la cueva del Montgó, algunos con más de 16.000 años de antigüedad. La arqueología se presenta como el mejor argumento para adentrarse en la historia de este municipio. De ahí la importancia de la visita al museo Arqueológico y etnográfico "Soler Blasco" situado en un palacio de principios del siglo XVII en la calle Primícies. En su planta baja se conservan los hallazgos más antiguos procedentes del Montgó. También se conservan restos de la edad del Bronce procedentes de los yacimientos del tossalet de Santa Llúcia y cap Prim, así como útiles de los poblados ibéricos del Montgó y de las excavaciones de la factoría romana de la punta de L´Arenal (junto al Parador de turismo), destinada  a la elaboración de salazones y salsas de pescado "garum".

La herencia de un rico pasado

Llama la atención la colección de ánforas romanas y púnico-fenicias, una estela funeraria y otros muchos utensilios. En esta planta se expone una copia del Tesoro Ibérico de Xàbia (el original está en el museo Arqueológico Nacional), hallado casualmente por un agricultor en 1904 dentro de una vasija de barro.Está compuesto por varias piezas de oro y otras de plata, que datan de finales del siglo III o principios del II a. C. En la bodega se expone una herrería tradicional.

El museo cuenta en su segunda planta con una variada muestra de cerámicas de época cristiana fechadas entre los siglos XIII y XVIII, así como restos del yacimiento de les Capsades y una estela funeraria árabe del siglo XII. También se expone importante documentación escrita y gráfica de gran significado para la historia de Xàbia. En la última planta se muestran materiales etnográficos.

Los griegos constituyeron aquí una colonia con el Montgó como clara atalaya desde el mar, al que según las fuentes clásicas demominaron "Hemeroskopeion". La mayor cantidad de restos hallados pertenecen a la época romana. Se han localizado numerosos asentamientos romanos de carácter agrícola en el valle que forma el río Xaló o Gorgos. También en la costa, como la Duana, la isla del Portitxol o la Punta de L´Arenal, éstos con marcados fines pesqueros y comerciales.

Las excavaciones en la Punta de l´Arenal permitieron encontrar una serie de balsa, conocidos popularmente como "Banys de la Reina" realizadas en la roca y comunicadas mediante canales con el mar, que eran utilizados para la realización de salazones de pescado. Otro ejemplo  de esta actividad es la "séquia de la nòria", una canalización construida en roca para trasladar agua del mar a las salinas del interior.

Muy próxima a la Punta de L´Arenal se encuentra la necrópolis del Muntanyar, que data de entre principios de nuestra era al siglo VII, y que consta de alrededor de 900 fosas excavadas en la roca. Como ocurre con el período ibérico, también queda constancia  de la existencia de asentamientos islámicos, aunque los restos encontrados son más escasos. Las culturas posteriores desde el medievo hasta nuestros días se consolidan sobre el actual casco urbano, donde existen muestras evidentes de su importancia.

Piedra tosca, el origen de la urbe

Hablar de piedra tosca es hacerlo de Xàbia. Su casco antiguo rezuma por los cuatro costados ese sabor antiguo, rústico y a la vez monumental que confiere el trabajo de la dorada roca arenisca forjada por el mismo Mediterráneo que baña su costa. Muntanyar natural, agreste, espectacular, tantas veces recreado en los textos del poeta y en los finos trazos del artista. El corazón de Xàbia evoca su pasado medieval con la iglesia fortaleza gótica de San Bartolomé, que todavía conserva su poderío defensivo con matacanes sobre bellos pórticos, saeteras y vanos para los morteros Es escenario habitual de conciertos de música clásica al abrigo de la sonoridad especial que le confieren sus bóbedas de estilo gótico isabelino. A sus lados se encuentra el mercado de abastos, un bello edificio neogótico que ocupa el solar del antiguo Convento de las Agustinas, y el Ayuntamiento -un sobrio edificio levantado sobre una necrópolis en el que destacan sus pasajes laterales sobre arcos de medio punto que también jalonan su fachada posterior. Juntos forman el centro histórico-artísito de la villa, donde también se conserva, en uno de los edificios frente al pórtico de la iglesia, el balcón desde donde predicó San Vicente Ferrer, tal y como se hace saber en un  bello mosaico de azulejos situado en la fachada.

El color dorado de la piedra tosca domina también en la arquitectura del conjunto de calles sepenteantes del conjunto intramuros formado por pasajes estrechos con fachadas encaladas, portadas de sillería, y voladizos.

Destacan las casas y portadas góticas del carrer Major y Sor Maria Gallart. A escasos metros del Ayuntamiento se encuentra el Palau d´Antoni Banyuls, sede del Museo Arqueológico y Etnográfico "Soler Blasco". Resalta en este edificio de aire renacentista su galería superior de clara influencia castellana.

En las inmediaciones del centro histórico aparece una nueva arquitectura de corte modernista, consecuencia del auge económico que produjo la elaboración y esportación de pasa hacia los mercados americanos y del norte de Europa. Se trata de los edificios de la casa de la Senyoreta Josefina, la de Bolufer y la de les Primicies.

Un paseo por el puerto

El Puerto-Duanes de la Mar, nacido como barrio de pescadores, con el tiempo se ha convertido en uno de los principales centros turísticos del municipio al amparo del puerto deportivo y de una pujante actividad de servicio. El conjunto arquitectónico combina la construcción moderna al abrigo del puerto con los antiguos arrabales de calles estrechas y sencillas casitas de pescadores encaladas y con voladizos de caña, hoy convertidos en uno de los lugares predilectos de ocio de esta zona del municipio.

En medio de este barrio marinero se levanta, majestuosa, la vanguardista estructura de la iglesia de nuestra Señora de Loreto.
Sorprende por su altura, imagen compacta y por el riesgo arquitectónico de sus esbeltos tirantes que sustentan su cubierta en forma de barco, apreciable en todas sus magníficas dimensiones desde el interior sobrio, cuya luz cenital consigue a la perfección un ambiente de recogimiento y espiritualidad.

El paseo por la zona portuaria se convierte en un verdadero deleite si se aprovecha la hora de la subasta del pescado, que coincide con la cáida de la tarde y la arribada a puerto de los pesqueros, acompañados de las siempre bulliciosas gaviotas. Al abrigo del cabo de Sant Antoni se percibe una especial luminosidad y unos atardeceres que invitan a saborear este paisaje marinero, junto a la playa.

Sol y playa en El Arenal

Siguiendo la carretera de Xàbia al cabo de la Nau se accede a la playa de l´Arenal. Esta se dibuja en el centro de la bahía. En su extremo septentrional se sitúa la Punta de l´Arenal, donde se encuentra el parador de Turismo "Costa Blanca". Esta playa es sin lugar a dudas la más conocida y frecuentada por los bañistas, al ser la única de arena del municipio, y la  que ha experimentado un mayor crecimiento durante los últimos años.

El Arenal se ajusta  a la oferta de "sol y playa", que domina a lo largo de toda la Costa Blanca, y a un producto exclusivamente vacacional. Se trata, sin duda, del contrapunto turístico de la agreste oferta natural de Xàbia, a caballo entre las casas del casco antiguo y el puerto, y los residenciales que se levantan entre frondosos pinares próximos a los  acantilados de los cabos Prim, Negre y La Nau, Ambolo y la cala Granadella.

A pesar de la presión urbanística, el Arenal conseva una armonía en su conjunto formada por edificios de apartamentos con altura limitada y calles bien estructuradas. A lo largo del paseo de la playa se levanta un complejo lúdico-comercial que ejerce de centro neurálgico de esta zona, especialmente durante el período estival. Las noches de verano en el Arenal son extraordinariamente animadas y bulliciosas, lugar habitualmente de concentración de los jóvenes en torno a los establecimientos de ocio.

Un privilegio para el deporte

Xàbia es una lugar privilegiado para la práctica del deporte. El mar y sus costas repletas de acantilados, escolleras, islotes, calas, playas de arena y guijarros, fondos marinos de aguas transparentes permite un sinfín de posibilidades para los deportes náuticos, como la vela, el buceo o la pesca submarina, que cobran a lo largo de sus veinticinco kilómetros de costa una belleza sin igual. Las tranquilas aguas de la bahía invitan a practicar la natación y el esquí acuático. La pesca es otro de los deportes que tienen en Xàbia un paraíso natural. Los aficionados utilizan espacios privilegiados llamados "pesqueres", muchas veces situados en lugares escondidos como recovecos a través de los acantilados o pequeños atolones de difícil acceso que cuentan con abundante pesca. Los pecadores nativos acceden a sitios inverosímiles donde la riqueza pesquera permite capturas de gran tamaño. Se trata de una práctica poco recomendable para el no iniciado, aunque, es , sin duda, una de las tradiciones más singulares de los habitantes de este municipio.

Ocio y salud en plena Naturaleza

El parque natural del Montgó y los mismos acantilados y cabos de sus costas ofrecen también unas numerosas alternativas a los amantes del senderismo, montañismo o la escalada. Una vegetación frondosa surge desde los mismos riscos costeros hasta el interior conformando un paisaje de belleza sin igual, con esa luminosidad especial que confiere el Mediterráneo.

A pocos kilómetros de la población y rodeado de bosques de pinos y huertos de naranjos se encuentran magníficas instalaciones para la práctica del golf. Las especiales condiciones climáticas, con una media anual de dieciséis grados y medio ofrece la posibilidad de prácticar este deporte durante todo el año. Se trata de uno de los paraísos de la Costa Blanca en esta disciplina deportiva, muy apreciado por los profesionales y aficionados del norte de Europa donde el frío y la lluvia les impide jugar al golf durante buena parte del año.

Además, Xàbia dispone de numerosos clubes deportivos que permiten realizar otros deportes como la hípica, tenis, fútbol, baloncesto, bowling, ajedrez, así como actividades cinegéticas. Todo ello con las mejores condiciones y con unas instalaciones de alto nivel, perfectas para combinar con la singularidad natural y el clima de la costa de Xàbia.

Fuego, cruces y... el Nazareno

Xàbia ofrece un amplio abanico de celebraciones, entroncadas en la tradición marinera y, obviamente, mediterránea de sus ciudadanos, principales protagonistas de cuantas fiestas tienen lugar a lo largo del año. Fiestas religiosas y paganas serpentean el calendario festivo con un denominador común: la participación del pueblo.

Xàbia no elude motivo alguno para exhibir el carácter abierto y extrovertido de sus gentes. Si el Carnabal y  la "Enfarinà" anticipan las celebraciones de marzo, el verano es anunciado por "les Fogueres de Sant Joan", fiesta enraizada con el mediterráneo como ninguna otra, que en Xàbia pervive con su sentido mágico y ancestral. El fuego alcanza a mediados de junio el máximo protagonismo, como ocurre en otros municipios de la Costa Blanca. Monumentos de cartón-piedra, alusivos en ocasiones a asuntos de actualidad, decoran las calles de Xàbia en una reminiscencia de aquella tradición consistente en quemar los trastos viejos del día 23 de junio, con el mágico propósito de purificar cuerpo y alma previo al solsticio de verano.

"Els focs de Sant Joan", que alumbran la rondas de la localidad, son pequeñas hogueras que los jóvenes saltan, una a una, ataviados con guirnaldas y adornos florales, que son quemados una vez superado el último fuego. Finalmente, el 24 de junio, celebración de Sant Joan arderán todos los monumentos, poniendo fin a la fiesta.

Las fiestas mayores de carácter religioso se celebran en honor del Nazareno a finales de abril. La ermita del Calvari se conviete en uno de los escenarios de la celebración. Desde allí se procesiona la imagen de Jesús Nazareno hasta alcanzar la iglesia de San Bartolomé, uno de los más bellos templos mediterráneos, situado en el casco antiguo. Sucede el tercer domingo de Cuaresma, en una manifestación de fe popular. El 3 de mayo, Jesús Nazareno es trasladado de nuevo a la ermita del Calvari.

Bous a la mar

En el marco de sus fiestas mayores se celebran los conocidos "els bous", singular festejo basado en las carreras de los jóvenes junto a vaquillas. Además, los fuegos artificiales se encargan de iluminar el cielo. Coincidiendo con estas fiestas, tiene lugar el concurso de "les creus de maig", en el que los vecinos de Xàbia compiten en la elaboración de vistosas cruces. Religión, tradiciones paganas, Mediterráneo e historia. El pueblo de Xàbia también ha querido atraer para sí una celebración típica de las tierras de alicante: los Moros y Cristianos, que se celebran en Duanes de la mar entre los partidarios de la Cruz y de la Media Luna.

El ciclo festivo concluyen en sus principales celebraciones la primera semana de septiembre, con motivo de las fiestas en honor a la mare de Déu del Loreto, que tienen lugar en la prarroquia de aduanas del Mar, una sigularísima iglesia situada junto al Puerto. Es entonces cuando "els Bous" aparecen de nuevo en la localidad, aunque ahora el festejo adquiere especial relieve al celebrarse en la escollera del puerto. Se trata de los populares "bous a la mar". La Mare de Déu del Carme, el 16 de julio; la Mare de Déu dels Angels, a comienzos de agosto, y Santa Llúcia, el 13 de diciembre, son otras celebraciones, de marcado carácter religioso, que componen el calendario de tradiciones y fiestas de Xàbia.

Los mejores arroces y pescados

La gastronomía es uno de los grandes atractivos del litoral de la Costa Blanca. Xàbia no es una excepción y buena prueba de ello son los numerosos restaurantes en los que se pueden degustar los platos principales de la cocina mediterránea compuesta de pescados, mariscos y arroces, junto a la internacional. La rica tradición culinaria local se conserva con toda su pureza en el seno familiar, aunque se puede probar en forma de tapa en algunos bares  resturantes, especialmente del casco histórico y Duanes.

Entre los arroces se puede elegir entre el "a banda", a la marinera, con costra, al horno, paella o con "fesols y naps" (alubias y nabos).

Los pescados permiten preparar sabrosos platos como el "suc roig", "cruet de peix" (guisados de pescado) y la fritura. También se pueden encontrar apreciados salazones como el boquerón, atún, bonito, anchoas y la sabrosa "borreta de melva", todos ellos típicos de las costas alicantinas.

Son tradicionales en Xàbia "les coques" (cocas) con pimiento, cebolla y tomate, cocidos como el "putxero amb penques i pilotes" y guisos como "caragols amb bull i ceba" (caracoles).

Entre los postres destacar los elaborados con productos típicos de estas tierras como son la almendra, naranja, pasas, higos y granadas. La repostería incluye los "pastissets de moniato", los de almendra, la mona de Pascua, los buñuelos de calabaza, la torta de almendra, entre otros. Todos ellos se pueden acompañar de la bebida tradicional de los campos de Xàbia, la  "mistela" (vino dulce), así como refrescos como el "agua-limón" o la horchata. También son especialmente "venerados" embutidos como la "botifarra" (morcilla) o la sobrasada elaboradas en la zona.

Caldos y manjares

Uno de los manjares más apreciados son "els bogamarins" (erizos de mar) que se consumen en crudo, siendo los de Xàbia los mas sabrosos de todo el litoral mediterráneo. "Els bogamarins" se ha convertido en uno de los manjares con mayor éxito entre la rica variedad de productos del mar que ofrece la costa de Xàbia.

Xàbia disfruta de algunos de los más interesantes caldos que producen las vides que llena los campos de la zona. La cultura del vino se ha desarrollado desde tiempos ancestrales gracias  a las especiales condiciones climaticas y a la luminosidad mediterránea que confiere un tono y un aroma singular a las uvas. Tradición heredada de padres a hijos en añejas bodegas, que se combinan con las útlimas tecnologías aplicadas en la elaboración del vino.

        opiniones   enviar   imprimir  

Zona
España Mediterráneo
Europa
 
Tipo de viaje
destinos cercanos
naturaleza
sol y playa

Poblaciones del reportaje
España Comunidad Valenciana Alicante Alicante
España Comunidad Valenciana Alicante Xàbia

   
Els Blaus de Roses

Turismo de Gerona. Ayuntamiento





Dónde alojarte en Alicante







Hotel Brisa
Benidorm

Hotel Belroy
Benidorm











  portada

| Hoteles
| Suscripción
Abcviajes
Revista de viajes e información turística. 
En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
GUÍAS FOTOS VÍDEOS NOTICIAS
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid