Turismo y viajes en Internet
 
        
GUÍAS   FOTOS   VÍDEOS   NOTICIAS
 
portada

Murcia
Águilas, por senderos naturales
Mundo España Región de Murcia Murcia Murcia

Aguila es una tierra llena de contrastes, una ciudad abierta al Mediterráneo donde el visitante se siente como en casa mientras disfruta de todas las ofertas turísticas a su alcance.


artículo
  fotos   vídeos   opiniones  
       

murcia, Águilas, por senderos naturales

Rara vez se vela su cielo, cuya tersura inviolada y su azul clarísimo obligan a cerrar los ojos para no fundirse y desvanecerse. El sol, que rebota en las peñas del castillo (formando un torbellino de colores mágicos: cárdenos, rojos, grises, verdes), se pasan el día desperezándose. Es un sol amigos, casi paternal, que calienta el agua para el baño y permite que la brisa llegue puntual para refrescarnos. Y el mar es un mar domesticado, viejo, cansado de pelear...

Vista panorámica de la costa de Águilas-Murcia
Pero no es en la "media luna" formada entre la Aguilica y el castillo, ni tampoco en su mar tranquilo, ni en su cálido clima, donde reside el mayor encanto de Aguilas. Sin duda lo que más cautiva al visitante es no sentirse extraño, que todo el mundo le mire como a un viejo conocido, que por todas partes se vea rodeada de un clima amistoso, que en cualquier sitio advierta una actitud de compresión y una mano tendida. Las gentes de Aguilas son pacíficas, hospitalarias y conservan todavía, casi íntegras, las virtudes tradicionales de los pueblos del sur: humanidad desbordante, desprendimiento, culto a la amistad, horror a las prisas y aprecio de los valores humanos.

Aguila es una tierra llena de contrastes. Al deslizarse nuestra vista por su costa vemos surgir de su mar, de un intenso azul, montañas rocosas con fulminantes acantilados que alternan su abrupta presencia con la serenidad de unas playas de blancas arenas y transparentes aguas. si nos dirigimos tierra adentro nos encontraremos con un paisaje semidesértico de ocres tonalidades, en cuya tierra exenta de vegetación se intercalan fósiles marinos y minerales volcánicos; mientras a pocos kilómetros de allí, en dirección norte, quedaremos impresionados por el verde oscuro de un bosque, donde el asfalto es invadido por frondosas pinadas y aromáticas matorrales. todas estas características ofrecen una amplia gama de posibilidades tanto para los amantes de la naturaleza como para los deportistas ávidos de acción o los visitantes que sólo anhelan olvidar los horarios y las obligaciones, para perderse en una playa solitaria, con la única compañía de las gaviotas. las opciones son diversas: desde el montañismo o el senderismo por lugares de belleza insólita en parajes naturales, donde se puede observar la fauna autóctona, hasta el submarinismo en cálidas aguas de vegetación exuberante e imprevistos habitantes de los fondos marinos. La variedad en la práctica de deportes acuáticos o terrestres es muy rica, contando con instalaciones adecuadas para todos ellos. En cuanto a la oferta cultural se alternan exposiciones artísticas con conferencias didácticas, muestras artesanales, teatro, música...

Relajación en un día de pesca en el puerto de Águilas-Murcia
Con las cuatro grandes bahías de Cope, El Hornillo, Levante y Poniente, cuya belleza impacta desde el primer momento que se descubren, encontramos hacia el norte y hacia el sur más de treinta pequeñas calas que invitan a tenderse en sus suaves arenas, unas y a adentrarse en su atrayentes aguas, otras. La calidez de este "microclima aguileño" mantiene sus aguas con una temperatura agradable, que permite disfrutar de las mismas durante todo el año. Mientras la brisa marina hace posible la práctica, de la navegación a vela, windsurfing y otros deportes, tanto en invierno como en verano. Cada uno puede elegir, según sus preferencias, la playa más acorde con sus gustos. Desde las más salvajes y apartadas de la huella humana, donde todo es mar, arena y cielo, hasta aquellas billiciosas de febril actividad y todo tipo de servicios donde poder satisfacer el hambre, la sed o el ansia de juegos y diversión. En Aguilas todo está al alcance de la mano.

Águilas ilumina sus calles con los carnavales
En el Carnaval aguileño se dancita la gran manifestación del ingenio, la osadía, la crítica, la perplejidad, lo grotesco, el refinamiento, la libertad, la irreverencia, el desbarajuste, el lentejuele, el disparate, el bendito sea Dios, el desideratum... El Carnaval guarda estrecha relación con las religiones antiguas dicen que es periodo de renovación, un situación de desorden para reaparecer a su término el orden natural. Aguilas es Carnaval y el pueblo entero se alza a la calle y ofrece uno de los mayores espectáculos del país. Aquí se viene a aprender, a tomar lecciones de Carnaval y a experimentar sensaciones nuevas. Salten y brillen en la calle millones de lentejuelas, escláfense decenas de miles de cascarones; alfombren la bella geometría urbana de Aguilas un plaga de confetti, liquídense miles de litros de cava... Abramos bien los ojos para el asombro y las gargantas para la cueva. Salte el confetti, brillen las lentejuelas y retruene el Mediterráneo con la alegría de Aguilas.

Vista nocturna al caer el sol Aguilas-Murcia
Reclinado en sus cabezos, con la mar por delante con su muestrario de esperanzas, el pueblo semeja una yesería mudéjar por al que trepa un persuasivo jazminero que intenta encaramarse hasta el castillo y empina pequeños laberintos de cal y canto en breves colinas rematadas por molinos. Todo está en el aire, la vida y la gente, el amor y los pájaros. Es un establecimiento de la primavera abierto todo el año. Como un collar de arábigos primores, la ola de plata que levanta el caserío se posa cual paloma en las paredes y hay dos alas azules, luminosas, confiadas, donde abre sus ojos el mar a la playas de Levante  y Poniente. No se ganan se heredan elegancia y blasón, dice el olvidado Manuel Machado.. Algo asi ha sucedido en Aguilas pueblo renacido y trazado a cordel por la visión ordenadora de Carlos III y diligentemente puesto por el Conde de Aranda en clara geometría... Como contrapunto, la isla del Fraile, que en octubre salpican adorables delfines y que ha debido sufrir el vandálico saqueo dela piratería arqueológica; presenció bautismos clandestinos y aún alienta leyendas y sospechas... Anforas fenicas y romanas pueblan el fondo del mar que se amansa y esclarece por las playas del cigarro. sigue un paisaje abrupto sorprendido por la soberbia de los acantilados. Cope es un misterio que, como todo misterio, calla más de lo que dice aunque diga muchas cosas para el oído delicado y el limpio corazón. Desde el mar resulta emocionante su presencia: pero si pisamos su mineral arruga y ascendemos, resulta fascinante. Hay sorpresa a cada paso, en lo que vemos y en lo que sospechamos. Piedras que fueron aras votivas, ceremoniales irredentos, cultos antiguos. Es un gigante dormido, un reclinado caballo de los dioses primitivos y viajeros que aquí descabalgaron su violencia y ternura.

Monumentos naturales formadas por el mar y el viento Águilas-Murcia
La singular geología de la zona y la erosión continua sobre la misma, causado por el mar y el viento, han formado monumentos naturales dignos de admiración: El Pico de L'Aguila y el promontorio de La Carolina son espectaculares ejemplos de esculturas naturales. la actividad humana también ha dejado su huella alo largo del tiempo, conservándose algunas obras que han permanecido en pie durante siglos. Resalta la majestuosidad del Castillo de San Juan de la Aguilas frente a la sencillez geométrica de la Torre de Cope; la esbelta figura dela Chimenea de la Loma frente a la gruesa redondez de la Torre de Las Palomas. Todo el suelo de Aguilas está cubierto de magníficas representaciones artísticas, de la más variada índole, que ofrecen la oportunidad de descubrir nuevas sensaciones con el ritmo que marca constantemente el mar.

El aislamiento impuesta por la orografía, durante siglos, configuró una economía doméstica casi autosuficiente, delatada por las dependencias anejas a la vivienda (hornos abovedados, cuadras, corrales, huertos) y por los enseres habituales (artesas, cedazos, tinajas...). La economía ha estado totalmente ligada al medio natural, dependiendo del mayor o menor auge en la explotación de recursos naturales, como la barrilla, el esparto o los minerales. En la actualidad además de la pesca que, con diferentes técnicas ha pervivido a lo largo de la historia, se ha desarrollado con un alto grado de especialidad, el cultivo del tomate y la lechuga cuya producción se exporta a diferentes países aportando importantes beneficios económicos.

Rodeada de campos de cultivo y bañada por el Mediterráneo, Aguilas tiene una cocina ancestral, muy variada, con un gran contraste de sabores, que gira en torno a los productos del mar y de la huerta. Los platos suelen estar muy condimentaos, notándose en casi todos ellos una influencia de la cocina árabe, principalmente en los postres. El viajero gourmet, ávido de aventuras culinarias, tiene en Aguilas la oportunidad de disfrutar de una cocina con personalidad, popular fácilmente identificable, en la que destacan platos cuidadosamente elaborados. La utilización de hierbas aromáticas y especias perfuman los frutos del mar y de la huerta, mientras que el aceita de oliva reaviva y abrillanta sus colores, a la vez que realza su sabor. A la hora del postre, la almendra se sumerge en un baño de miel de monte, mientras que el pan absorbe el vino y la leche y se cubre de canela y azúcar. Después de degustar deliciosos manjares nada tan apropiado como la siesta mediterránea, para repostar de suculentas sensaciones y relajarse con la melodía del mar.

Búho de la región de Águilas
Las comunidades de seres vivos que forman parte de este paisaje se caracterizan por su gran diversidad biológica sus interesantes, adaptaciones a las extremadas condiciones ambientales y la abundancia de especies raras, escasas o singulares (endemismo), que a veces son más propias del continente africano que del europeo. Cuando visitemos el campo de Aguilas, caminando por algunos de los senderos naturales que nos conducen a parajes encantadores, quedaremos sorprendidos por la belleza de plantas autóctonas y especies protegidas que surgen a nuestro paso; por la velocidad de un águila real o la calma extrema de la tortuga mora.

Anualmente tiene lugar en Aguilas un rally fotográfico, cuya actividad pretende fomentar el conocimiento de su entorno, así como el respeto por la naturaleza. Durante dos días los equipos participantes cubren un itinerario de gran interés paisajístico, histórico y ecológico. Se trata de unas pruebas de orientación, regularidad y fotografía. Aguilas ofrece la oportunidad de disfrutar intensamente de las vacaciones, especialmente en invierno, en pleno contacto con la naturaleza, en un lugar que no se ha dejado seducir por un supuesto desarrollo, sino que ha protegido con esmero su patrimonio natural. La pureza de su aire y la transparencia de sus aguas bajo, un sol cálido y constante invitan al relax y a la aventura sin límites.

Aguilas nació como ciudad moderna, del pensamiento ilustrado de Carlos III y sus ministros Aranda y Floridablanca. En aquella época. Lorca buscaba un puerto de salida para los productos hortofructícolas que producía su vega, por lo que Aguilas constituía la salida natural de toda la comarca. El conde de Floridablanca, Aranda, Villanueva y otros se pusieron manos a la obra y en 1785 Aguilas nació como ciudad portuaria, de trazado rectilíneo, buscando la oportunidad y la eficacia ilustrada.
Atrás quedaban las época musulmanas, romana, fenicia, argárica y paleolítica, que numerosos estos arqueológicos nos han dejado; sobre todo, restos romanos del siglo I al IV, entre los que destacan unas Termas que han dado origen a múltiples elucubraciones, teorías e incluso leyendas, que citaban Aguilas como antigua "URCI" y que, aún ahora, hay serias disputas entre estudiosos locales para fijar su localización exacta.

Campos Águilas, en cercanía con la naturaleza.
La realidad es que antes y ahora, Aguilas es una ciudad abierta al mar Mediterráneo, que se asoma a través del promontorio del Castillo de San Juan de las Aguilas (s.XVI) a un mar que ha sido, a lo largo de su historia, la verdadera razón de ser de esta población. Casi todo su patrimonio histórico tiene una vinculación especialísima con su costa, ya que a través de ella llegaban las ideas, la economía y los peligros. Bastidores defensivos como el Castillo de San Juan, aunque a menor escala, se extienden a lo largo de sus 34 kilómetros de litoral. La Torre de Cope (S. XVI) y el castillo de San Juan de los Terrenos (provincia de Almería), construido a imagen y semejanza dela Fortaleza de San Juan de las Aguilas, son testigos fieles de las turbulencias de una época ya pasada, en la que la convivencia entre los pueblos no era nada fácil.

Sin embargo, Aguilas ha conocido, desde entonces, muchos altibajos hasta llegar a lo que hoy conocemos. Efectivamente, la ciudad posee muchos encantos que la distinguen de otras, similares en la franja litoral no es una ciudad polucionada por la actividad industrial y su núcleo urbano se mantiene constante durante el invierno, ya que la ciudad posee vida propia durante todo el año gracia a su actividad agrícola y turística, que mantiene una población estable, en torno a los 26.000 habitantes.

Su actividad principal es la exportación de productos hortofrutícolas que produce su entorno rural, a la vez que ofrece unas condiciones climática inmejorables para el desarrollo de la industrial turística. De hecho, Aguilas alcanza los 150.000 habitantes en la época de mayor apogeo estival. Las temperaturas y las características de su costa la convierte en un lugar con unas perspectivas de crecimiento turístico, inigualables, basado, fundamentalmente en su litoral virgen de edificaciones y en un medio ambiente que defienden políticas de futuro, como la reciente creación del Parque Natural de Cabo Cope-Calnegre. La costa, el mar, la sierra, el medio rural, y su estilo de vida son el mayor atractivo de esta ciudad que acoge al que lo visita con el sentimiento hospitalario de la gente mediterránea.

MONUMENTOS Y LUGARES DE INTERES

CASTILLO DE SAN JUAN DE LAS AGUILAS.
Tras diferentes edificaciones a lo largo de la historia, se elevó en 1579 la torre para defensa, en la actual cerro del castillo, levantándose un nuevo fuerte en 1754, así como la fortificación de toda la cumbre del cerro. A su amparo se acogieron pescadores y agricultores que vivían en sus cercanías. A través del tiempo atravesó por diversas vicisitudes: los corsarios y piratas la atacaron y en ocasiones se apoderaron de ella y la desmantelaron. Soportó el bombardeo de las naves inglesas, aguantó terremotos y siempre se mantuvo coronando el cerro. A partir del 1757 se realizó el primer proyecto de población de Aguilas, la cual no se llevó a efecto hasta 1772. La población creció al amparo dela fortaleza, con la seguridad que daban sus cañones y el poderío del fuerte ante las naves piratas. Nuevas revueltas bélicas ponen de actualidad el castillo durante la Guerra de la Independencia, la primera guerra civil (1837) y más tarde en la guerra de 1936 a 1939. EN la actualidad eliminados los conflictos bélicos se está llevando a cabo su restauración. De fácil acceso, desde arriba se contempla una maravillosa vista panorámica de la ciudad y sus alrededores.

TORRE DE COPE.
Recientemente  restaurada, esta torre ha cumplido la misión de vigía y defensa, ante las frecuentes acciones de los piratas berberiscos y corsarios turcos, que durante siglos asolaron la costa. Carlos I ordenó  la construcción de la torre en 1539, sobre la cual volvió a edificarse en 1573. En 1582 la torre sufrió un nuevo asalto de los corsarios, cayendo al misma en poder de los turcos, llevándose sus cañones. En 1583 fue reparada, quedando allí nueva guarnición. Tras variadas destrucciones y reparaciones en 1702 se efectúa una nueva reparación estableciéndose una nutrida guarnición de cincuenta hombres para la vigilancia de la zona. En 1801 se lleva a cabo la última remodelación que se conoce con la seguridad de la costa y la desaparición de la piratería, se fue abandonando la torre, hasta ser desmantelada. Es una de las obras de defensa más antiguas dela costa murciana,

TORRE DE LAS PALOMAS.
Construida en el S. XVIII perteneció a la hacienda de la Casa Grande. Aunque su interior está en ruinas, el exterior se encuentra bastante bien conservado. Es de difícil acceso por estar situada en una propiedad privada y rodeada de cultivos.

FORTALEZAS DE TEBAR Y CHUECOS.
Totalmente en ruinas en la actualidad, situadas en el interior de Aguilas en una zona montañosa sobre altos promontorios cumplieron la misión de vigía y defensa dela comarca Los parajes, donde se encuentran son de una gran belleza paisajística.

EMBARCADERO DEL HORNILLO.
Antiguo embarcadero de mineral, construido por la Compañía Británica de Ferrocarriles de Sureste, a finales del siglo XIX, e inaugurado en 1903. Su sistema de carga y descarga fue revolucionado para la época. Actualmente no está en funcionamiento Está situado en la bahía del Hornillo y su acceso es fácil.

GLORIETA DE LA PLAZA DE ESPAÑA.
Bello jardín con gran variedad de árboles y plantas de distintas especies, construido en 1874. En su centro está situado una fuente con una escultura conocida popularmente como "La Pava de la Balsa". A esta plaza confluyen ochos calles de las principales dela ciudad. A su alrededor existen varias fachadas del S. XIX destacando la del Ayuntamiento, en estilo neomudéjar.

ISLA DEL FRAILE.
Pequeña isla próxima a la costa. Habitada desde época romana quedan en ella restos y ruinas de principios de siglo. Se han encontrado allí platos ánforas del S. IV y cerámica de la variedad "SIgilata Gris". Fue productora de "Garum", licor muy apreciado en la antiguedad.

MONUMENTO AL FERROCARRIL.
Situado en la plaza Isaac Peral, consiste en una locomotora construida en 1889 en Glasgow (Escocia) y traida en barco al puerto de Aguilas y montada en los talleres de la Compañía Británica de Ferrocarriles. Empezó a prestar servicio oficialmente el 1 de abril de 1890 y funcionó hasta el 15 de noviembre de 1967. Es un homenaje que el pueblo de Aguilas rinde al ferrocarril por lo que éste ha supuesto para el desarrollo económico de la zona. Se erigió en 1970.

MARCO FISICO DE AGUILAS.
La localidad se encuentra enmarcada en un escenario físico dominado por el mar. Mar que ha modelado sus costas, en las que promontorios rocosos, acantilados e islotes alternan con numerosas calas arenosas, que antaño sirvieron de abrigo a navegantes de todas las culturas mediterráneas. Tierra adentro, un accidentado territorio, en el extremo oriental de las cordilleras béticas, configura un paisaje de extraordinaria complejidad orográfica y geológica. Cimas rocosas y laderas de elevada pendiente exportan agua y nutrientes, a través de una complejidad red hidrográfica, hasta el piedemonte y las llanuras costeras, donde tradicionalmente se han desarrollado las actividades agrícolas. La escasez de precipitaciones se configura como un factor determinante del paisaje subdesértico característico de la zona. Un paisaje injustamente infravalorado durante mucho tiempo, que encierra, sin embargo, una serie de valores naturales y ecológicos que hacen que estos singulares ambientes áridos y semiáridos no tengan parangón en todo el continente europeo, su calidad ambiental ha reconocida, oficialmente, con la declaración de dos espacios naturales protegidos en el municipio de Aguilas: el Parque Regional Costero Litoral de Cabo Cope-Calnegre y el Paisaje Natural de Cuatro Calas.
De la comunidades de seres vivos que pueblan la zona destacan de su flora el "Chumberillo de Lobo" pequeña y escasa planta con forma de cactus, característica de los roquedales de este tramo costero: la Cornicabra", el "Acebuche" y otras muchas que conforman un matorral exclusivo de la zonas litorales del norte de Africa y sureste ibérico Entre los animales sin duda alguna destaca la "Tortuga Mora" cuya distribución ibérica se reduce a la zona comprendida entre Carboneras y Mazarrón, aunque también ha sido introducida en Doñana. Anidan en estas sierras especies tan escasas como el "Búho Real" el "Aguila Perdicera" el "Halcón Peregrino" e incluso el "Aguila Real" Otros habitantes son el jabalí el tejón o el zorro. Entre los reptiles destacamos el "lagarto Ocelado" y varios tipos de culebras, lagartijas, ranas...

EL HOMBRE Y EL PAISAJE

La escasez de agua también ha marcado, tradicionalmente, el hábitat humano, por lo qeu la mayoría de cortijos y alquerías, que nos ilustran sobre la arquitectura popular local, se sitúan en las riberas de las ramblas o junto a los escasos manantiales naturales, cuyas aguas eran retenidas en balsas. El resto se ayudaban con pozos, norias o aljibes cuya presencia salpica el paisaje rural aguileño. Cuando la correntía de agua era permanente se aprovechaba su energía, desviando la corriente hasta que ganaba altura para dejarla caer después y mover las piedras de los molinos de agua. En los lugares expuestos al viento era ése el que movía las aspas de los molinos. En la construcción de las casas se utilizaban los materiales que el medio ofrecía. Los tres muros que constituían la estructura de la casa, se levantaban con piedras, "matacanes y "ripios", que después se repellaban y blanqueaban. En los tabiques interiores se empleaban también losas de pizarra y "aljezones" Sobre los muros descansaban los "rollizos" o los "arcibarones" de las construcciones menores a modo de vigas. sobre éstos se colocaba un entamado de cañas y esparto y encima las tejas de cañón o árabes. Las viviendas, de pequeñas ventanas tenían odas una habitación o cámara destinada a colgar los embutidos y jamones y guardar las garrafas de aceitunas, mil, aceite, etc. El grano y los frutos se almacenaban en los "trojes" pequeños graneros delimitados por delgados tabiques a media altura. En la fachada principal una "parra" hacía sombra bajo la cual se pelaba la almendra o se hacía "pleita" (cuerdas). Toda una cultura cuyos restos son cada vez más escasos, ya que las casas de campo son abandonas ante las "mejores" condiciones de habitabilidad de la ciudad. El cultivo de secano se ha tornado en regadío, mediante grandes transformaciones agrícolas, que han poblado el campo de invernaderos y grandes extensiones de plantas de tomates y lechugas.

POR SENDEROS NATURALES...

Un paraíso geológico: cuatro Calas.
A Cuatro Calas y Cañada Brusca se accede por la carretera de Almería. Antes de llegar merece la pena hacer una parada en la playa de Matalenisco, donde una barrera rocosa forma una especie de piscina natural, en la que no es difícil encontrar una garceta común que podremos observar a la sombra de un bosquecillo de "tarajes". El saladar de Cañada Brusca contiene especies tan interesantes como el "Halocnemun strobilaceum". Más adelante nos encontramos con las magníficas playas de La Higuerica, La Carolina y Los Cocedores; esta última contiene unos pequeños diques construidos con piedra, para "cocer" el esparto, lo cual constituía la primera transformación de un producto que fue la base de la economía local durante mucho tiempo. Además de la interesante vegetación litoral y la extraordinaria calidad de las playas, lo que más llama la atención de esta zona es su singular geología. Los sucesivos hundimientos y levantamientos que esta costa ha sufrido en diferentes periodos geológicos, nos permiten encontrar gran calidad de fósiles marinos, incrustados en las areniscas y conglomerados de sus promontorios. Promontorios que han sido modelados por agentes erosivos, dando lugar a esculturas naturales, incluso el hombre participó de esta "bacanal petrea" excavando en la roca sus viviendas trogloditas.

Cabo Cope: el Gigante que se adentra en el mar.
Para llegar a Cabo Cope tomaremos la carretera de Calabardina. Antes de llegar podemos hacer una parada y acceder por un camino que nos permitirá contemplar la impresionante vista de la Isla del Fraile. desde el monte del Cambrón, con su gran colonia de gaviotas patiamarillas. Al final dela carretera nos encontramos con la Torre de Cope. desde allí merece la pena adentrarse en la mole caliza de Cope. Para ello seguiremos el sendero que discurre por la umbría, entre enebros, sabinas, acebuches, y romeros. De vez en cuando conviene levantarla vista pues es posible que sobre nuestra cabezas vuele en círculos el águila perdicera, realice un picado e halcón peregrino o levante el vuelo el búho real, desde algún roquedo próximo. A nuestro paso veremos alguna tortuga mora o una hozadura de jabalí. Al final del sendero, la vista del corazón del macizo, partido en dos por un profundo barranco, conocido como "Jardín de Cope" nos recompensará con creces del esfuerzo realizado en la subida.

Del Mar a la montaña: la Sierra de Almanara.
Como complemento  a las excursiones por el litoral, nos adentramos ahora en la Sierra de Almenara, por la N-332 en dirección a Mazarrón La primera parada obligada es Tébar. Las condiciones naturales de esta valle, con abundancia de aguas y tierras fértiles, favoreció el asentamiento de distintas civilizaciones que fueron dejando aquí su huella después del a Prehistoria. La época de dominación islámica fue, sin duda, la de mayor auge, como demuestran la presencia de dos torres de origen árabe: Tébar y Chuecos. Continuando por la carretera el paisaje, de orografía compleja, en un entorno montaraz y agreste, esta dominado por los contrastes entre cultivos, bosquecillos de pinos, matorrales y una exuberante vegetación en las ramblas, que configuran un auténtico mosaico paisajístico. Las ramblas del Talayón, río Amir, Cueva del Agua o Ugéjar ofrecen la posibilidad de admirar buenos ejemplos de arquitectura popular. Chopos algarrobos monumentales y otros árboles de edad considerable y formas realmente espectaculares encontramos en las inmediaciones de las casas, casi todas abandonadas.

FERIAS Y FIESTAS EN AGUILAS

ENERO
Día 5: Cabalgata Reyes Magos; Día 6: Fiestas en El Garrobillo, representación del Auto de los Reyes Mayos. Fin de semana próximo a San Antón, fiesta en Tébar, a partir de las 12.00h.
FEBRERO
Fiestas de carnaval, declaradas de INTERES TURISTICO NACIONAL, con desfiles de gran participación popular e importantes concursos.
MARZO - ABRIL
Festividad de la Virgen de los Dolores, Patrona de Aguilas, Fiestas de jueves y Viernes Santos; desfiles procesionales.
MAYO
Domingo más próximo a San Isidro, fiesta en Los Arejos.
JULIO
Comienza de la temporada veraniega con verbenas por al noche al aire libre, teatro, competiciones deportivas, etc. Día 16: Celebración de la festividad de la Virgen del Carmen, patrona del mar.
AGOSTO
Todo el mes es una FIESTA en Aguilas. Verbenas, concursos variados regatas torneos deportivos, juegos, jornadas culturales, teatro exposiciones, etc. El primer domingo del mes se celebra el DIA DEL TURISTA. Segundo domingo del mes se celebra el "Encuentro e Cuadrillas".
DIA 14: (noche) fuegos artificiales en la Bahía de Levante.
DIA 15 se celebra la ASUNCION DE LA VIRGEN, cumbre de la temporada veraniega.
DICIEMBRE
DIA 8: fiesta en el Garrobillo con motivo de la Inmaculada Concepción, Fiestas a partir de las 12,00h.
DIA 24: Belén viviente enla plaza de España
DIA 25: Fiesta tradicional de Navidad en La Cuesta de Gos. A partir de las 12.00h.
DIA 28 Fiesta en El Garrobillo con motivo de los Inocentes. A partir de las 12.00h.

SERVICIOS

Usted encontrará en Aguilas una gran variedad de servicios de todo tipo que contribuirán hacer aún más agradables su estancia entre nosotros. Numerosos establecimientos hoteleros, de distintas categorías y precios, le acogerán confortablemente. Si lo que busca es el contacto con la naturaleza, su alojamiento en cualquiera de los campings de la zona le agradarán. En la playa o en la montaña, solitarios pero próximos a todo. Con más de cuarenta restaurantes, Aguilas le ofrece una cocina variada e interesante. Podrá elegir entre aquellos especializados en cocina regional o cocina internacional Desde un mesón típico a un restaurante italiano o chino. De la elaboración tradicional a la  mas vanguardista. Los más exquisitos paladares pueden ser satisfechos en algunos de estos establecimientos donde encontrará siempre productos de máxima calidad. Para los vividores de la noche, Aguilas presenta un amplio abanico de posibilidades: pubs, discotecas, cafeterías, fiestas al aire libre, verbenas, cine, conciertos, En verano la noche agulieña se convierte en espectáculo y te invita a participar en ella. Aguilas esá situada entre dos aeropuertos de gran actividad turística: Alicante a 90 min. por autovía, y Almería a 100 o 120 min. según la ruta escogida. Todos los establecimientos comercios y servicios en general permanecen abiertos durante todo el año. Aquí no existe el invierno, sino una continua primavera. Si desea obtener información sobre Aguilas y su entorno no dude en dirigirse a la Oficina de Turismo situada en la plaza Antonio Cortijos. Comunique por fax: (34 ) (68) 44 60 82, o llame por teléfono: (34) (68) 413303.

        opiniones   enviar   imprimir  

Zona
España Mediterráneo
Europa
 
Tipo de viaje
cultural
destinos cercanos
sol y playa

Poblaciones del reportaje
España Región de Murcia Murcia Águilas
España Región de Murcia Murcia Murcia

   
Els Blaus de Roses

Turismo de Gerona. Ayuntamiento





Dónde alojarte en Murcia












  portada

| Hoteles
| Suscripción
Abcviajes
Revista de viajes e información turística. 
En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
GUÍAS FOTOS VÍDEOS NOTICIAS
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid